O coges el COVID o contaminas el planeta: el dilema entre mascarilla quirúrgica o de tela

A Pablo, un ovetense de 32 años, le saca de quicio salir a la calle y ver a gente con mascarillas de tela. “¿Por qué no se ponen la quirúrgica?”, se pregunta. “No sé si es que se ven más guapos con las de tela o qué pasa, pero no lo entiendo. ¡Si las de tela protegen mucho menos! En cuanto veo a alguien con una de tela me separo todo lo posible”.

En el lado opuesto está Gemma, una alicantina de 35 años afincada en Madrid. Ella se pone la mascarilla quirúrgica cuando va a un centro sanitario, pero el resto del tiempo usa una de tela. ¿La razón? “Si la mascarilla de tela tiene las tres capas que especifica la OMS y quien la usa no trabaja en un entorno de riesgo, previene tanto el contagio de quien la lleva como que esa persona contagie a otras”. Además, Gemma alude a otros dos argumentos que van más allá de la pura pandemia:

  1. Económico. “Las de tela son más rentables económicamente, lo cual beneficia a muchas personas que no pueden añadir este gasto a los que ya tienen porque su situación ya era precaria antes de la pandemia o se ha precarizado con la llegada del virus”.
  2. Medioambiental. “Las de tela son menos contaminantes porque tienen más usos (por lo tanto, usarlas genera menos desechos y se implican menos recursos naturales en su fabricación porque tienen más vida) y sus materiales son menos perjudiciales”.

En su opinión, por tanto, “las mascarillas quirúrgicas deben usarlas las personas más expuestas a riesgos por su profesión o sus patologías”. Pablo entiende y comparte parcialmente los argumentos de Gemma, pero las prioridades, para él, deberían ser otras: “Estamos en mitad de una pandemia mundial que está matando a miles de personas y está dejando una crisis económica muy grave. Claro que hay que preocuparse por el medioambiente, pero ahora la pandemia está muy por delante de eso“.

Los argumentos de Pablo y Gemma son igualmente lícitos y válidos, pero ponen de relieve un debate que está creciendo en las últimas semanas: ¿debería prohibirse las mascarillas de tela, especialmente aquellas no homologadas que no han pasado ningún tipo de supervisión sanitaria? ¿Debe obligarse a los ciudadanos a recurrir única y exclusivamente a las quirúrgicas? Y si es así, ¿qué hacemos con la contaminación generada por unas mascarillas que no son reutilizables, que idealmente no deben usarse más de una vez, que no se pueden reciclar, que consumen muchos recursos en su fabricación y que generan una cantidad ingente de residuos?

Fuente: El Confidencial

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: